Mi lista de blogs

viernes, 16 de octubre de 2009

Transformación...


Jamás me reconocerían aquellos esta transformación de vida tan increíble. Jamás esperé encontrarme hoy en este lugar, en un escenario nuevo, absolutamente diferente.

Aunque puede haber costado entendimiento para algunas personas, no siento que deba pedir perdón. Porque si hay algo que he aprendido de Buda es que todo es como debe ser. Cada cosa está donde debe estar. Si no he querido pronunciar una palabra de más ha sido por motivos que mi corazón posee. Por lo tanto, no estoy arrepentida de haber cometido alguna omisión. Al contrario. Mi secreto ha sido hermoso. Siempre silencioso ante la mirada de la gente y del cielo.

Hice un giro en mi camino y el paisaje cambió. No sé lo que me espera. Lágrimas o risas… soledad o compañía…no lo sé. Me dejo llevar nuevamente. Cierro los ojos y me dejo llevar. No puedo ni quiero dar un paso atrás. Que mis miedos se acallen solos.

Desde algún tiempo ya no duermo sola, ya no vivo sola, ya no respiro sola.
No me había dado cuenta pero ahora siento como vibra y continuamente trabaja, como duendecito empeñoso. Día y noche. No se detiene. Mi aire, mi alimento, mi agua es toda suya… lo siento desde lo más profundo de mi alma, y siento también como juntos nos vamos transformando.
Pueden ser ideas mías, pero siento cómo se llena de amor cuando ése ser lo toca o me toca. Flota en su universo infinito que somos nosotros. Palpita con intensidad y se entrega con confianza a ese calor único, a esa única voz, a la energía original a la cual pertenece. Vivo. Más vivo que nosotros mismos.

Curiosa posición la de flotar en el aire junto a una lenteja latiente.
Me manipula desde ahora
Me pincha, me marea,
Me da vuelta como escoba.

¿Un error?
No… no es un error. Es un hecho. Es el núcleo. El universo. El todo. El triunfo de la tierra seca hecha fértil y de la semilla desahuciada en resurrección. Gestado en la desilusión, se convierte en la cristalización de la esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario