Mi lista de blogs

miércoles, 14 de octubre de 2009

de un pasado pasado...


Felíz cumpleaños gran maestro de la cobardía. Cumples un año más para seguir intentando ser hombre.Que seas muy felíz. Lleno de billetes y de admiración, pero recuerda devolverme la ilusión, aunque te puedes quedar con mi inocencia, que ya no me sirve para nada. Estoy tratando de matarla de mi interior para que tenga una mejor opción de vida la prostituta que llevo dentro.No me diste más que un buen recuerdo de hace veinte años. Un recuerdo que cada día se hace más borroso. Un buen recuerdo que agoniza.

Beatleshow: 30 de marzo 2008: días de preñez


A mis espaldas cientos de ojos iluminados y absortos en el espectáculo lleno de luces y sonidos. Sonidos reconocibles para los oídos y la piel. Frente a mi pecho cinco figuras completas de cuerpo, de mirada y de voz. De voz…

Trato de retener las vibraciones que se entierran en mi piel como minúsculas flechas y que me atraviesan los cuerpos. A instantes me erizan y en otros momentos me abandonan. Puedo flotar y dejarme caer. Todo es permitido cuando el mundo gira absorto alrededor de aquellos hombres… Retengo mis nostalgias poniendo una almohada sobre mi rostro. Trato de ser otra persona. Dejo que fluya el color y mi alegría se manifiesta espontánea al percibir los movimientos que algún día descubrí entre cuatro paredes.

Risas, labios pintados, desórdenes, miradas perdidas y olvidos…
Recuerdos, cantos, juegos y un color escondido en tu corazón…


30 de marzo, 2008
Pablo Urzúa

¿Qué es esto???


¿Qué es esto???
¿un supositorio?
¿un misil esotérico?
¿un pene encubierto?

¡NOOO!!!
¡Es la Señorita cometa directo al sol!

Muerta de miedo se amarra a con fuerza a su destino. Puede que se saque la chucha... pero también puede que no.

Lo importante es subir, subir, SUBIIIRR HASTA EL CIELO!!!

NO AMAR




NO AMAR


Te di todo de mi cuerpo, mi mirada, la intención de mis manos, el imán de mi pecho y los temblores de mi piel. Mas no intentes robar aquello que sólo es mío, mis secretos más esquivos, mis sofocos y mi hiel.

Probarás de mi el dulzor y el amargo de mi boca, sin embargo el susurro de mi amor lo llevaré conmigo, a mi secreto sepulcro. Quizás para nadie, ni para él, ni para ti.

Sin importar lo que vivas fuera de mi mundo, en mi sol está la luz, el principio y el fin. Tu familia, tus amigos, tus sonrisas, tus palabras, tus huellas, tus respiros, no los quiero para mi. Son tuyos ¡déjatelos!, lánzalos al viento, derrámalos sobre la hierba, que la tierra los absorva y broten una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez.

Cuando cierro los ojos y presiento tu distancia yo me entrego, me abandono y me dejo llevar volar por tu cielo, aunque sé que tu cuerpo irrumpe dentro del mío y tu mente vaga inerte por caminos de placer, mi alma llora destruida, de manos atada, sedienta de amor, ciega y perturbada, sentada al lado de mi piel, y observa horrorizada la escena descarnada de amar sin ser. Amar sin amor, amar por amar, amar amar amor… amar sin amor, no amar…

Pero gracias por la minúscula caricia, la que espero suplicante, pues me trae noticias buenas, de complicidad. Minúscula como yo, minúscula como mi inocencia, pero fuerte y desangrada, imposible de olvidar. Se repite, se repite, en mi mente y en mi piel, y mis poros se congelan al saberse para ti. Amar sin amor, no amar.

Soy ladrona de tu cuerpo, de tus noches escogidas, robo algo de ella, siento que traiciono, que adultero en tu cuerpo, que adultero en tus ojos, que tu roce es para ella, que mi roce es para él. Y ¿qué más da si no le importo? ¿por qué tanto me preocupa? Caigo absorta dentro de tu círculo y me dejo llevar, me dejo robar, me dejo adulterar, me dejo traicionar. Doy crédito a mis perversiones junto a ti, y olvido una vez más…
Amar sin amor, amar por amar, amar amar amor… amar sin amor, no amar…

Pablo Urzúa, Febrero, 2008

Hueco infinito...


Me oculto dentro de tu axila, me interno, la respiro, me sumerjo. No sé la respuesta, y tampoco la exijo. Sólo la disfruto. Me protege y me oculta del posible peligro. No sé ciertamente cuanto tiempo durará esta inmersión calmante, esta tibia seguridad, mas no me importa. Sólo la disfruto.

Hueco infinito, de complicidad que embriaga. Me duermo en ella. Me dejo caer.

¿En quién más confiar si no es en tu palabra? En tu pecho acepto el hecho. Lo acepto y lo celebro. No discuto más con la vida, porque en tus latidos la percibo calma, vigilante y apaciguada. Me dejo llevar por tu axila. Me cubre la pena. Me cubre el fastidio. Me cubre el rencor.

Me oculto dentro de tu axila, me interno, la respiro, me sumerjo. No sé la respuesta y tampoco la exijo. Sólo la disfruto. Sólo la disfruto.


Pablo Urzúa, marzo del 2008

ahora soy felíz...


La caperucita desabrochó lentamente su abrigo rojo. Se despojó de sus ropas y quedó desnuda ante la mirada absorta del lobito…

“¡Quiero que me comas!” le dijo.

El lobito se acercó temblando… Sus patitas se hundían dentro de las espesas hojas secas del silente bosque. Avanzaba lentamente hacia ella. ¡Quién lo hubiera imaginado! Tanta vida esperando, tantos cuentos narrados…

Deslizó sus patas frías por sus cabellos oscuros. Deshizo sus trenzas. La tendió despacio sobre su encendida capucha…

Luego le mordió la boca, para que callara. Le comió sus ojos para que no vieran, y su nariz para que no respirara…

“¿Eres felíz ahora mi caperucita?”

“¡Sí lobito!, ahora soy felíz…

Cansada...


Estoy cansada.
Cansada y aburrida.
Y sin que esto se convierta en un poema de Girondo, quiero manifestarme a mi misma que ya no soy capaz de soportar mi vida. No quiero nada, no busco nada, no me importa nada. En este instante abro una página word y escribo para no volver a llorar. Tampoco busco sentir lástima de mi misma, sólo quiero estar quieta y posar mi vista en un solo punto, por mucho mucho rato. Quiero y necesito ser capaz de tomar el asa de mi vida y no soy capaz de gobernar un día de mi mediocre existencia. Quiero borrarme, diluírme, esfumarme…

Tata, ¡te necesito!... dime dónde te puedo encontrar. Necesito conversar contigo y que me cuentes historias del pasado, de Valparaíso, de los cerros del sur, de los ríos, de los indios. Inventa para mi tus aventuras de juventud. Ayúdame a terminar mi puzzle. Después que te fuiste mi vida fue tan distinta, yo recién había ingresado a la universidad y luego de rebelarme contra Dios y la Iglesia, seguí mi camino habiendome colocado antes un par de antiojeras, las cuales me acompañarían por algún tiempo. El luto aún lo llevo conmigo, cada vez que veo la puerta de la casa vieja, la casa mia, la casa que guarda parte de mis pasados, de mis recuerdos…el pasillo largo con su piso helado, sus altas murallas, el techo seco, la luz del fondo… De pie sigues ahí, esperando en la entrada…

En esta noche fría, en esta pieza de altas paredes, donde descansan los secretos de la muerte duermo hoy. Siento el susurro del perpetuo silencio buscando escuchar tu rezo, buscando sentir tu caricia.

Mi vida se ha vuelto un caos, un huracán huracanado, una nube amorfa entre cielos anaranjados y furiosos. Por fin sola… ¿por fin sola…? No, sola no, nunca se está completamente solo. Los fantasmas acechan, no los de la muerte sino los de la vida, los de mi reciente pasado, los que llevan nombres vivos. Algunos de alegría y otros de tristeza.

Uno se viste de luto. Otro se viste de amarillo. El último de rojo. El uno gélido. El otro temeroso. El último acariciando… El uno me juzga. El otro me engaña. El último me escucha…El uno desdén. El otro mentira. El último canción… El uno se desvanece. El otro se desvanece. El último desaparece…

El esposo, el amante, el amigo.

¿Habré pensado alguna vez en mi existencia tener tanto y tan poco? No recuerdo… no recuerdo… Soñaba con la entrega absoluta, como párvula ilusa. Con palabras corintelladas, con rosas y caricias, canciones y besos… Jajaja!!! ROSADITA!!!
Y yo… ¿qué he dado yo? Creo que todo, pero es posible que nada, por lo menos nada tan importante que los aferrara a mi cercanía. Por lo menos a los amores; el amigo tiene siempre el espacio abierto para salir volando en busca de su propio amor. Amor oculto en su pasado y posiblemente acechando su futuro. Ojos que quizás le observan desde la distancia, voces mudas que quizás absortas en la piedra reclaman su presencia y que él no escucha. Pobre lágrima salada que no sale en mi presencia. Lágrima que no puedo beber.

Lo que debía conjugar en un solo hombre lo tengo dividido en tres.

Ya no sé qué más decir…

Febrero del 2008, Pablo Urzúa

Mi amigo...



Este hombre hasta hace dos meses era un desconocido para mí y tampoco me interesaba llegar a conocerlo. Hacía un tiempo atrás apareció en mi ventana de msn queriendo hablarme. En su presentación avisaba sobre un recital en la Plaza Ñuñoa, sin embargo, lo bloqueé con desconfianza.



Un día de ocio le pregunté quién era. Desde ese momento comenzó a convertirse en lo que es ahora. Mi querido y mejor amigo. Mi confidente y en muchos sentidos, mi cómplice. Es un regalo. Me canta todas las canciones del mundo y juntos recordamos a Frecuencia Mod y María José Cantudo.




Vamos al gimnasio y después comemos sándwiches con mayo. Tomamos mucha Canada Dry, Pap y Limón Soda. Y hasta hemos comido chocolate.



Cuando más me emociona es cuando baila. Se mueve cadenciosamente con el cuerpo y con su sonrisa. Sus ojos le brillan al cantar. Se ilumina por completo.
Me hace reir con sus imitaciones de Sandro, Raphael y Fito Páez.



Hemos hablado de todo y eso que todavía nos queda mucho por decir. Junto a él, vuelvo a tener siete años...Es el pañuelo que me seca las lágrimas y el pincel que me pinta las sonrisas... Mi amigo es el mejor...



Es tan curioso. Hasta hace un par de meses su nombre no significaba nada para mí. Hubiese podido seguir despertando día a día sin la esperanza que me hiciera reír. Habría seguido mi rutina ignorando que respiraba el aire de la comuna de al lado, y yo me hubiese seguido guardando mis secretos. Sin embargo, ahora es mi apoyo y mi confidente.¡¡¡ A veces la vida es tan ridícula!!!

Pablo Urzúa
Febrero del 2008