Mi lista de blogs

jueves, 15 de octubre de 2009




A veces me da por pensar en ti… y en todos los años que viví contigo. Todos los años perdidos, horas vacías, abandonadas, desnutridas, yermas…

Ojalá algún día aprendas a amar de verdad. A ser pareja. A olvidarte de ti mismo por el bien de quien amas. A escoger el pan en vez de la carne por otra persona. A no enfurecerte porque no me sequé el pelo, a no dejar de hablar por días sin tener motivos… A no exigir… y exigir… y exigir…una mujer perfecta…

Y aunque lo niegues, sí fuí esa mujer para tí. Porque si yo tengo una virtud, es el de ser como el agua… Me puedo amoldar y sacar lo mejor de mí por amor. Es una virtud que pesa, porque nadie la comprende. Es una virtud huérfana y desahuciada. Comencé a comprenderlo contigo…

No quise seguir siendo tu madre. Dentro de mí llevo el karma de la tierra muerta.

Ahora siento que vuelven a mi las gotitas del recuerdo… y quisiera decirte las razones por las cuales perdiste mi amor para siempre…

Para empezar, me idealizaste como una virgen, me admiraste como una virgen, me veneraste como una virgen. Te convino muy bien la doctrina de la esposa perfecta, con las camisas muy bien planchadas, con la comida siempre en la mesa, con el aseo impecable y más aún, con la cultura suficiente para ganarse la admiración de tu público amigo. PURA TEORÍA HERMANO!! PURA TEORÍA!!

Quedé dañada ¿sabes?, quedé herida de guerra, y no creo haberlo merecido tanto… Mis errores fueron por inmadurez, por ilusa, pero no por mala voluntad…. Yo nunca me enojé contigo. Siempre traté de entender tus razones. Mi principal error fue primero haber callado. El segundo, no haberme ido antes de tu vida. Volverme fea, dejar que se fuera mi juventud y la tersura de mi piel. Haberme permitido vivir sin amor, sin caricias, sin contención. Haber hecho raíces de soledad a tu lado. Sí!! Quedé dañada… aún siento las consecuencias … aún quedará la cicatriz…

Pero quiero que sepas que nunca te olvidaré. Que igual te tengo quiero. Sé que nunca te diste cuenta de todo esto. Eres un hombre bueno pero ciego para verme a los ojos. Estoy segura de que nunca quisiste hacerme mal…ESPERO QUE SEAS MUY FELÍZ… Y QUE ALGÚN DÍA APRENDAS A AMAR…

Marzo 2008, Pablo Urzúa

Dejar que vuele...


Si hay algo asumido es que los hombres cuando quieren, van solos, como el gato.
Pueden jugar hasta morir. Tienen esa maravillosa capacidad de ser niños por siempre, pero no oses querer capturarlo, hacer del juego un compromiso, porque saldrá huyendo, puede que repentina o paulatinamente… pero no soportará la idea de la cadena.
Eso lo aprendí con mi ex-marido, quien se encargaba siempre de recordarme “estoy solo… no tengo a nadie”, y ciertamente, me lo decía en serio. No sabía él cuánto me dolía que dijera eso…Claro que mientras tanto, la idea de tener una compañera que lo cuidara y lo entretuviera no le molestaba para nada. Aprovechó y disfrutó muy bien de una mujer todo servicio, al igual que lo hizo Míster “B”. Mi “súper gran amor”.

Las mujeres (en general) esperamos cosas diferentes. La contención, el abrigo, la confianza perpetua, ser única en el mundo para alguien. Lo ofrecemos todo porque pensamos ilusamente que vamos al lado, pero ellos van solos.

Hay que tomar las cosas como son… reír cuando hay que reír y llorar cuando se deba llorar. Pero no vale la pena sufrir por años, porque te llenas de arrugas, se te seca la piel y te salen ojeras que después sólo te puede sacar el doctor Vidal. Hay que dejar que la piel siga hermosa por mucho tiempo, que se llene de luz y de agua. Debemos aprender a querer sin tapujos, sin límites y sin esperar ni compensaciones ni agradecimientos ni fidelidades perpetuas. El dolor se oculta, se duerme, se ignora. Y todos tenemos derecho a buscar y encontrar la felicidad, y ellos también, aunque su manera nos cause dolor…porque su manera lleva la indicación tácita de una fecha de término de contrato.

Hasta hace algún tiempo pensaba que no iba a ser capaz de dar mis afectos como antes. A pesar de mis palabras y lo que la vida me ha confirmado, he llegado a la conclusión que por ahora continuaré cometiendo el mismo error. Porque es mi cubierta más característica el entregarme por completo, sin medir daños posteriores. Sólo provocar mi huella a través del cariño sin medida. No mediré las consecuencias.

Abril, 2008

esperando a que amanezca...


Cuando se acerquen los segundos que avecinen la distancia, cerraré los ojos y desapareceré entre las sábanas. Consumiré mis propios latidos y me haré invisible… sólo saldré de mi escondite cuando pronuncies mi nombre. Y nadie más lo sabrá…
Quedará la huella vacía de tu cuerpo junto al mío. La radio en silencio y la luz apagada… y yo… con los ojos cerrados, sin que nadie me vea…acurrucada en mi rincón…esperando a que amanezca…

Abril, 2008
Pablo Urzúa

TE NECESITO


“Te necesito” me dice, “te necesito, no me dejes nunca”. Yo no quiero que me necesite, yo quiero que me ame. Yo necesito comerme un chocolate. Necesito comprarme calzones, y él me necesita a mi…

Hace tiempo no hay “te amo”. Pareciera que hubiera sincronizado su corazón para dejarme de querer en el momento preciso. Cuando se diera cuenta que no es capaz de luchar. Y por miedo de perder aquello que endulza un poco su existencia me premia con un “te necesito”.

Yo necesito la tierra mojada. Necesito el viento. Necesito abrazar a mi eucalipto cada semana. ¡Pero a él lo amo! ¡Maldito mi amor indigno de ser amado! ¡Maldita mi mente que no me deja en paz! ¡Maldito mi pecho que guarda la esperanza!

El engaño por algo es engaño. Viene de la persona que menos lo esperas y en circunstancias que nunca imaginaste. El engaño escoge muy bien a su presa. La seduce y la elimina.

¡TE NECESITO!!! ¿a quién chucha se le ocurre decir eso cuando hay que decir te amo? A él se le ocurre. Y me lo dice a mi. A mi. A mi.


Gracias a todos los que de alguna manera han contribuido con hacerme pasar bellos momentos en toda esta larga etapa. Debo decir, que haciendo un recuento de pérdidas y ganancias, concluyo que:

Me corté el pelo.
Cambié la tele por el Chat.
Lolita me sigue queriendo.
Me ascendieron dos veces.
Me cambié de casa.
Ya no tomo pastillas para los nervios.
Beso más y duermo menos.
Abrazo todos los días a mi Nona.
Tengo un amigo, que es el mejor.
Me baño calentando agua.
Lavo mi ropa a mano.
Me como menos las uñas.
Voy al gimnasio.
He ido al cine después de 20 años.
Me acerqué a mi familia.
Me compré botas.
Me depilé.
He conocido personas nuevas.
La música ha vuelto a mi vida.
Canto más porque no molesto a nadie.
Me acuesto a la hora que quiero.
Salgo donde quiero y con quien quiero.
Me compro lo que quiero.
Riego muchas plantas
Y le doy de comer a mis peces…

¡¡ Gracias a la vida, que me ha dado tanto!!